Latente, una guerra civil en Egipto

Egipto Tahrir

 

J. Arturo García / @SoyArturito

(08 de julio, 2013).- Egipto continúa divido. Las manifestaciones a favor y en contra del depuesto presidente Mohamed Morsi continuaron en las calles del país africano a lo largo del día, sin que se registraran los violentos enfrentamientos de días pasados.

En El Cairo, capital de Egipto, miles de personas opositoras al gobierno de Morsi volvieron a llenar la plaza Tahrir para “dar un mensaje”: decir que, pese al papel protagónico del Ejércto en el derrocamiento de Mohamed Morsi, la caída del mandatario se debió a una revolución popular y no a un golpe de Estado.

El segundo contingente más importante de oposición al gobierno de Morsi se congregó en la ciudad de Alejandría, sin reportes de violencia como los registrados el pasado viernes, los cuales dejaron más de 30 muertos.

Los leales a Morsi y al movimiento Hermanos Musulmanes se concentraron con igual fuerza en una mezquita al noreste de El Cairo y protestaron frente a los cuarteles del Ejército, que encabezó el derrocamiento del ex presidente el pasado miércoles 3 de julio.

Bajo la consigna “No nos iremos hasta que Morsi regrese, de otra forma moriremos como mártires”, los simpatizantes del depuesto presidente egipcio se movilizaron este domingo, hasta llegada la noche, cuando se disolvieron las protestas.

La violencia en el país más poblado del mundo árabe se refleja en facciones rivales que se enfrentaron en El Cairo y en varias otras ciudades y pueblos, lanzando piedras y peleando con los soldados en medio de tiroteos esporádicos.

Los aliados de Egipto en Occidente, incluyendo importantes donantes de asistencia como Estados Unidos y la Unión Europea, han estado observando la crisis del país con creciente alarma.

Este domingo, también, aviones caza sobrevolaron la plaza Tahrir donde dejaron humo con los colores de la bandera nacional de Egipto, una señal del respaldo a las acciones que realizaron.

Por su parte, los gobiernos de Estados Unidos y Rusia dijeron que, de continuar la violencia en las calles, Egipto podría terminar en una guerra civil como la vivida en Siria desde hace más de dos años.

Comenta

wordpress