menú del día
Home / , / Botargas, maniquíes, lágrimas, insectos… ¿A ti qué te excita?
Botargas, maniquíes, lágrimas, insectos… ¿A ti qué te excita?
Por:  / 12 julio, 2013
http://www.flickr.com/photos/buho30/
Comparte

Natalia Antezana Bosques / @Natalia3_0

(12 de julio, 2013).- Las diferentes filias que se desarrollan en las relaciones sexuales pueden ser, según quien las mira, inusuales formas de llegar al coito.

La Ursusagalamatofilia es el gusto por las relaciones sexuales con personas que se visten con felpa, puesto que simula la piel de un animal. La diferencia con la zoofilia es que “parece estar basada en personas que gustan de proyectar cualidades antropomórficas a los animales y les adscriben cualidades humanas”, señala la terapeuta sexual Ian Kramer.

El Parcialismo es la excitación de las personas por una sola parte del cuerpo, como los pies o las piernas, que en extremos, existen personas que buscan copular únicamente con un pie o una mano.

La atracción por los maniquís se llama Agalmatofilia que lleva, en casos particulares, al hurto de los cuerpos de plástico exhibidos en las tiendas de ropa para utilizarlos con fines sexuales.

Aunque la idea de tener un insecto en la vagina o el pene sugiere una idea descabellada, hay a quienes les excita ese elemento extra en una relación sexual. A este placer se le denomina Formicofilia.

Existen personas que utilizan las lágrimas para excitarse, a lo cual se denomina Dacrofilia: lamerlas, untarlas o beberlas, puede ser el factor decisivo en la excitación.

Las personas que buscan tener sexo con aquellos que tienen algúna amputación o poseen una prótesis tienen Acrotomofilia y las que se excitan con objetos religiosos, como la Biblia o algún rosario, padecen de Hierofilia.

Edward Smith es un hombre que presume haber tenido relaciones sexuales con una infinidad de automóviles y un par de helicópteros, placer sexual que es denominado como Mecanofilia.

Dentro de la lista de filias no podía faltar la Simorofilia, que radica en el placer sexual en escenarios cercanos a la muerte, como desastres naturales –huracanes, incendios, etc– o accidentes automovilísticos. También, el escenario de un paisaje destrozado es idóneo para las personas simorofílicas.

La Arachibutyrophilia es sin duda una de las filias más extrañas, ya que la excitación se lleva a cabo  al ver como el cuerpo de una persona alérgica se va transformando, después de haberle untado alergénico, como la crema de maní, en su cuerpo. Un sexólogo registró dicho hecho por primera vez y fue publicado en la revista Nerv.

Y tú ¿te sientes identificado con alguna de estas filias?

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
“Creyeron, los líderes empresariales, que la ciudadanía seguiría aletargada, sufriendo sin protestar como era la costumbre ante una realidad cada vez más dramática”
Suscríbete
Recibe nuestras más recientes noticias vía E-mail.